Bn_LogoBn_Iglesias

Nosotros

SEÑOR DE LOS MILAGROS

 

Las procesiones son un acto de fe, un homenaje público a Dios, en el que seguramente muchos hispanohablantes han participado alguna vez en su vida.

Aunque en Alemania, este tipo de manifestaciones no sean tan populares como lo son  en España o en Latinoamérica, son al fin y al cabo una tradición muy antigua,  que se remonta a los tiempos del Antiguo testamento; cuando por ejemplo, el pueblo de Israel sacó en procesión al Arca de la Alianza.

Si bien es cierto, para los católicos la procesión más solemne e importante es la del Santísimo Sacramento, hay manifestaciones populares que por su mística destacan como homenaje de fe.

Una de estas, tal vez la más grande del mundo en su género, se inició allá por el año 1651, en la ciudad de Lima; cuando un joven angoleño, que había sido llevado a esa ciudad como  esclavo por los conquistadores españoles, pintó una especie de fresco sobre un muro de adobe ubicado en las afueras de las murallas de la ciudad, allí donde vivía la gente más humilde, los más pobres, los “sin derecho”.

De esto ya hace más de 360 años.

Dos años después de haber sido pintado el muro, Lima sufrió un terremoto devastador, que literalmente "tiró abajo" la ciudad: Casonas señoriales, iglesias, casas y chozas de gente sencilla, ¡todo quedó en escombros!... menos aquel muro del barrio de Pachacamilla.

El acontecimiento fue tomado por el pueblo como un hecho milagroso, y quiérase o no aceptar esto como una maravilla divina, no fue sino el principio de una serie de manifestaciones de fe popular que culminaron con lo que hoy se conoce como la “Procesión del Señor de los Milagros”.

El Señor de los Milagros, de los Temblores o Cristo de Pachacamilla, como se le quiera llamar, ha generado una tradición que ha trascendido a cambios culturales,  fronteras  e idiomas. La procesión es celebrada en muchas ciudades del mundo como símbolo de unidad católica, y aglutina a miembros de comunidades hispanohablantes en una muestra de fe compartida.

En La ciudad de Lima, la procesión es organizada por La Hermandad del Señor de los Milagros, que cuenta con más de 5,000 miembros ordenados en cuadrillas muy especializadas en labores diferentes, para que la procesión se desarrolle como manda la tradición. El mar humano vestido con hábito morado y cordón blanco, las sahumadoras y cantoras con velo blanco, el público en su mayoría vistiendo prendas moradas como esclavinas, corbatas o simplemente con un escapulario prendido al pecho, ha superado muchas veces el ¡millón de personas!

Pero la procesión se celebra  también en  otras ciudades que cuentan con hermandades como las que existen en Washington, Tampa, Roma, Santiago de Chile, Montreal, Madrid, etc. Hay pues, en octubre de cada año, muchas procesiones dedicadas a esta advocación de Cristo crucificado. Las hay en Argentina, en Ecuador y en  Colombia, en Paraguay y también en  Japón o Australia.

Nuestra comunidad celebra la Fiesta del Señor de los Milagros cada mes de octubre con sendas  Misas y procesiones en las ciudades de Colonia y Bonn. 

En ciudades poco acostumbradas a ver por sus calles gente cantando himnos cristianos, o llevando cirios detrás de una imagen de Jesús crucificado, nuestra ya tradicional celebración es motivo de unidad  y muestra pública de fe bajo el signo de Cristo.

Los horarios específicos a las celebraciones correspondientes se hacen públicos a través de este sitio web y de la Hoja Parroquial de nuestra comunidad.

Logo1

Misión Católica de Lengua Española en Colonia y Bonn

Rothenkrugerstr. 2 / PLZ 50825 / Köln / Tel.: (0221) 257 79 93